Frases Inmobiliarias

Es mejor el 3% de algo, que el 10% de nada.

Si yo no atiendo al cliente, la competencia lo hará.

Existe algo eterno y extremadamente profundo en la adquisición de una vivienda.

Un buen servicio no es medido por lo que te pagan, sino por la sinceridad e integridad que ofreces.

Un inmueble no puede ser ni perdido ni robado; esa es la razón principal por el que se considera una de las mejores inversiones.

En el negocio inmobiliario se aprende más sobre los problemas comunitarios que en cualquier otra profesión

Cuanto más conozco a mis clientes, más convincente resulta mi información

No prejuzgues: casa vemos, deudas no sabemos.

Convierte las características de un inmueble en beneficios para tu cliente.

El servicio es primero; la comisión es la consecuencia.

En todas las comunidades acostumbra a vivir un vecino amargado. Si no lo ves … !Cuidado¡

El precio de una casa lo pone el mercado, nadie tiene semejante poder.

Para vender un inmueble, primero hay que saber vender confianza.

Mujer casada, casa quiere.

Ojo: El que no arregla una gotera, arreglará la casa entera.

El hogar es un refugio, pero cuidado; no acabes encerrado en él.

El orden es el más hermoso ornamento de una casa.

Para conocer bien a la gente hay que ir a su casa.

La excelencia no es un acto, sino un hábito.

Si te gusta trabajar en lo inmobiliario, no tendrás que trabajar ni un día de tu vida.

El éxito no se logra con cualidades especiales; es sobretodo constancia y organización.

La suerte existe, pero debe encontrarse trabajando.

Un plano no es la casa, como un mapa no es el territorio.

No somos el producto de nuestras circunstancias, somos el resultado de nuestras acciones. No lo olvides.

En una situación, al igual que en una casa, donde una puerta se cierra, una ventana se abre.

El cliente más insatisfecho es una fuente de aprendizaje

La pérdida de una venta no es un fracaso, es una oportunidad más de aprender en que mejorar.

Muchas veces la comisión mas cara es aquella que no se paga, porque generalmente se debe a una venta mal asesorada.

Cuando en una visita un cliente empieza a visualizar los espacios, el proceso de compra se ha iniciado.

Puedes comprar una casa, nunca un hogar.

Las casa son como las personas, si no las conoces por dentro, no sabes exactamente como son.

Si le gustas a tus clientes, te escucharan, pero si confían en ti, harán negocios contigo.

El éxito de una agencia inmobiliaria no está en vender; sino en obtener beneficios. Y para ello es necesario elegir qué clase de inmuebles vender y que tipo de servicio prestar.

En el sector inmobiliario no se cierran ventas; se abren relaciones de amistad para mantenerse en el negocio.